Materias

Boletín de Novedades

Suscríbete a nuestras novedades

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

EL DÍA QUE FUIMOS DIOSES
Título:
EL DÍA QUE FUIMOS DIOSES
Subtítulo:
Autor:
RODRÍGUEZ TEJEDOR, FRANCISCO
Editorial:
ALHULIA
Año de edición:
2011
Materia
Novela contemporánea
ISBN:
978-84-15249-19-1
Páginas:
378
Disponibilidad:
Disponible en 10 días
Colección:
NARRATIVA S.A.
19,00 € Comprar

Sinopsis

“Una historia sorprendente de personajes al límite”

En la lluviosa Singapur, Indira, una muchacha india, no puede aguantar más tanta humillación y violencia. Allí ha ido a morir el gran escritor Peter Fleming, enfermo de cáncer, pero anhelante por escribir su último y definitivo libro. Lo reconfortará el joven Chow, que acaba de conocer la traición y pérdida del primer amor. «La victoria de unos siempre supone la derrota de otros». Dos personas desaparecen misteriosamente de un barco.

El sevillano Fernando Olivares se recorre el mundo buscando respuestas, vendiendo aceitunas y, sobre todo, amando mujeres: en Hong-Kong, en Shanghai o en Bangkok. «Son como la misma lluvia que te moja una y otra vez en diferentes esquinas». Ricardo Raizábal viaja a Japón, por donde sale el Sol, a iluminar su oscura recámara llena de sexo y violencia. «Somos como dioses, pero de cuerpo frágil y perecedero ». El viejo Mateo echa pan a los cisnes del estanque del Parque la Fuente del Berro. Para ahuyentar el dolor.

Solo la claridad del amor cruza como un rayo cegador tanta oscuridad. Ferdinand y Eva Sanlúcar pasean el suyo por los campos de Castilla y de Andalucía: Baeza, Sevilla, Toledo, Soria, Segovia, Sepúlveda, La Alcarria, El Escorial, escribiendo su tesis sobre el gran Antonio Machado y soñando con cambiar el mundo.

Sí, todos los miembros de aquel grupo sintieron alguna vez el amor en su interior, se sintieron como dioses. Y cuando la vida los volvió a juntar, descubrieron que hay rescoldos que, por mucho que el tiempo pase, nunca se apagan. Y brillarán hasta después de la muerte.

«Estos días azules y este sol de la infancia»

Antonio Machado