Reseñas

Estaré sola y sin fiesta Ver más

Estaré sola y sin fiesta

Estaré sola y sin fiesta, de Sara Barquinero, Lumen 2021

Una joven Zaragozana que vive y trabaja en Madrid, vuelve a su ciudad natal en verano, para ir al entierro de una tía abuela. Está pasando por una etapa de apatía. Nada la ilusiona: su  trabajo la deja indiferente y soporta con hastío una relación de pareja que no ha buscado y que ya está durando demasiado. Mientras deambula por la ciudad, después del funeral, encuentra, tirado en un contendor de basuras, un diario personal que atrae su atención hasta la obsesión. Quiere descubrir quién lo escribió y a quién iban dirigidos los desgarrados mensajes de amor que pueblan sus gastadas páginas. Desde el sorprendente hallazgo, la novela se ve marcada por la lectura compulsiva del diario y por una frenética investigación que llevará a la protagonista a recorrer varios rincones de la capital maña, y a emprender escapadas improvisadas y atrevidas a otros lugares, entrando en una peligrosa espiral de mentiras. Mientras va tirando del hilo de vidas ajenas, se arriesga, se compromete, para poderse aproximar a la verdad. Como todo viaje, éste también será un viaje de autodescubrimiento. Al final del viaje conocerá algo más sobre sí misma, sobre sus miedos, sobre su forma de relacionarse con los demás, sobre su forma de amar y de comprometerse.

Una historia original, bien construida y coherente, que nos habla de las pasiones, del amor en sus diferentes facetas, del miedo al abandono y de la soledad.

Una familia normal Ver más

Una familia normal

Una familia normal, de Mattias Edvardsson, editorial Salamandra

Adam cree que la suya es una típica familia sueca de clase media como cualquier otra, cuando un hecho inesperado sacude su vida y le da la vuelta por completo. Partiendo de esta percepción, que la define hasta darle nombre, la novela se compone de tres partes. En la primera, el padre de la familia nos cuenta cómo vivían, él, su mujer y su hija, cada uno con sus ocupaciones, en una pequeña ciudad de provincias, sin sospechar lo que el futuro les tenía reservado. También describe su reacción ante los últimos acontecimientos, mientras nos da pinceladas sobre algunos episodios insólitos del pasado a los que no prestó la suficiente atención en el momento en que ocurrieron. En la segunda parte es la hija que nos cuenta cómo está sobrellevando la dolorosa situación que le ha tocado vivir, a la vez que añade más datos sobre su pasado que poco a poco completan los recuerdos del padre, conduciendo al lector hacia la vorágine del presente. Por último, en la tercera parte oímos la voz de la madre que, cargada de remordimientos, nos proporciona las piezas del puzle que nos faltaban para entender toda la historia.

Desde luego estamos delante de un drama familiar, pero hay mucho más. En este libro hay un cuestionamiento de cierto modelo educativo. Hay también una profunda reflexión sobre las ambigüedades que se esconden detrás de las relaciones humanas, de pareja, filiales o de amistad. Pero, sobre todo, tenemos en nuestras manos un thriller muy bien construido, con giros legales sorprendentes y más de un sobresalto. Una lectura adictiva que nos confirma la calidad del noir nórdico actual.

Una familia normal, de Mattias Edvardsson, editorial Salamandra

Adam cree que la suya es una típica familia sueca de clase media como cualquier otra, cuando un hecho inesperado sacude su vida y le da la vuelta por completo. Partiendo de esta percepción, que la define hasta darle nombre, la novela se compone de tres partes. En la primera, el padre de la familia nos cuenta cómo vivían, él, su mujer y su hija, cada uno con sus ocupaciones, en una pequeña ciudad de provincias, sin sospechar lo que el futuro les tenía reservado. También describe su reacción ante los últimos acontecimientos, mientras nos da pinceladas sobre algunos episodios insólitos del pasado a los que no prestó la suficiente atención en el momento en que ocurrieron. En la segunda parte es la hija que nos cuenta cómo está sobrellevando la dolorosa situación que le ha tocado vivir, a la vez que añade más datos sobre su pasado que poco a poco completan los recuerdos del padre, conduciendo al lector hacia la vorágine del presente. Por último, en la tercera parte oímos la voz de la madre que, cargada de remordimientos, nos proporciona las piezas del puzle que nos faltaban para entender toda la historia.

Desde luego estamos delante de un drama familiar, pero hay mucho más. En este libro hay un cuestionamiento de cierto modelo educativo. Hay también una profunda reflexión sobre las ambigüedades que se esconden detrás de las relaciones humanas, de pareja, filiales o de amistad. Pero, sobre todo, tenemos en nuestras manos un thriller muy bien construido, con giros legales sorprendentes y más de un sobresalto. Una lectura adictiva que nos confirma la calidad del noir nórdico actual.

El hombre que ordenaba bibliotecas Ver más

El hombre que ordenaba bibliotecas

El hombre que ordenaba bibliotcas de Juan Marqués, editorial Pre-Textos

Un hombre, a punto de cumplir los cuarenta años, se dedica a lo que más le gusta, la literatura y los libros, pero está muy cansado por la sobrecarga del trabajo que asume y atraviesa una crisis profesional y existencial.

Resuena aquí la voz de Dante que al principio de la Divina Commedia recitaba:

“Nel mezzo del cammin di nostra vita

mi ritrovai per una selva oscura

ché la diritta via era smarrita”.

Durante un tiempo trabaja como organizador de bibliotecas personales y es contratado por  personajes de lo más extravagantes, maniáticos y excéntricos. “Curioseaba en las baldas y en las psicología”. Una ocupación singular, que le reporta algo de placer y bastante dinero.

A lo largo de toda la novela, sus cavilaciones toman la forma de conversaciones con sus clientes, con su amigo Nicolás y, sobre todo, con un curioso erudito que se va encontrando por casualidad en diferentes escenarios. En ellas va dejando rastros de sus frustraciones y de sus deseos.

Aparcando momentáneamente la poesía, Juan Marqués ha creado este delicioso relato en cuarentena, entre los meses de marzo y mayo de 2020, durante el confinamiento madrileño. Entre líneas reconocemos los bailes de su verbo, la ironía de sus reflexiones, la agudeza de sus observaciones sobre el mundo en que vivimos y, ¿cómo no?, su profundo amor por los libros.

Adiós, señor Chips Ver más

Adiós, señor Chips

Adiós, señor Chips, de James Hilton, editorialTrotalibros

“Adiós, señor Chips” es el relato de la vida de un profesor que dedicó su vida a la enseñanza. Tanto desde el punto de vista social como académico, era un personaje “respetable, aunque no muy brillante”, pero fue muy querido por sus compañeros de oficio y por el alumnado.

La historia empieza en la segunda mitad de 1800, cuando Chipping entró a trabajar muy joven en Brookfield, un buen colegio de segunda fila. Se instaló en una habitación alquilada, frente al internado, y allí vivió una existencia rutinaria y apacible, hasta diez años después de su jubilación. 

Enseñaba latín y griego, era serio y concienzudo. Después de conocer a Katherine, que fue su esposa, una mujer bastante más joven que él, inteligente, moderna y progresista, adquirió un punto de humor y suavizó su conservadurismo y su rigidez mental. Entonces, a una edad ya bastante madura, se convirtió en el maestro amable que será recordado por sus anécdotas peculiares y por sus opiniones a veces rompedoras y más a menudo extravagantes. Porque siempre estuvo interesado en lo que iba ocurriendo a su alrededor, a través de las etapas históricas por las que pasó en su larga vida, las guerras, el progreso científico, los cambios sociales y morales, aunque nunca se dejaba llevar por las modas del momento y todo lo observaba desde su reservado aislamiento. 

A través de este entrañable personaje que enseguida se gana la simpatía del lector, por su pasión por los clásicos y por ser un hombre bueno y sencillo, el autor rinde homenaje a todos los maestros que dejan huella.

La mejor voluntad Ver más

La mejor voluntad

La Mejor voluntad, de Jane Smiley, editorial Sexto Piso 2021

Bob Miller es un hombre carismático, práctico y seguro de sí mismo, que decide vivir al margen de la sociedad de consumo. Adquiere unas tierras en las afueras de Moreton, en Pensilvania, y construye una casa con establos y huertos. Él y su mujer Liz lo hacen todo con sus propias manos, con habilidad y arte: tejen telas, mantas y alfombras, cosen su ropa, cocinan pan y comen lo que cultivan. Tienen animales que les dan carne, lana y leche. Viven con lo básico, sin electricidad y sin automóvil. No precisan dinero y su economía se limita al trueque. Tienen un contacto esporádico con el mundo exterior, salvo por la escuela que frecuenta su hijo. Es precisamente allí donde se originará una grieta sutil que se hará cada vez más profunda y hará tambalear los cimientos de su tranquila existencia.

Jane Smiley vuelve a ahondar en el complejo universo de las relaciones familiares: las lleva al límite para que salgan a flote sus contradicciones más dolorosas. Todos los actores de esta pequeña historia actúan poniendo sus mejores intenciones para que el sueño de una familia que vive en armonía con la naturaleza, en libertad y paz con el entorno pueda seguir funcionando. Pero, a veces los sueños se vuelven pesadilla y toca despertar.

Marzahn, mon amour Ver más

Marzahn, mon amour

Marzahn, mon amour, de Katja Oskamp, editorial Hoja de Lata 2021

Katja Oskamp tenía diecinueve años cuando cayó el muro de Berlín. Hija de un militar y de una directora de colegio, pensaba que podía dedicarse exclusivamente y para siempre a la literatura, pero no ha sido así. Con cuarenta y cuatro años, una hija ya independiente, un marido enfermo y algunas dudas sobre su escritura, empieza a experimentar cierta sensación de invisibilidad que cree implícita al hecho de ser una mujeres de mediana edad. Con la ayuda de una amiga, decide salir de ese estado de apatía haciendo algo práctico y se apunta a un curso de pedicura.

Este libro relata su experiencia en un salón de estética situado en el barrio berlines de Marzahn. Se trata de un barrio periférico de clase trabajadora, formado por grandes torres de viviendas prefabricadas que se construyeron en tiempos de la antigua República Democrática (RDA).

En cada capítulo nos presenta a uno de sus clientes, casi todos jubilados. Cada uno se define por su origen, por las profesión que ha ejercido, por los hijos que ha tenido y por la suerte que le ha tocado. Cada uno tiene sus propias peculiaridades, sus problemas de salud, sus manías, y absolutamente todos tienen mucho que contar.

El propósito de Katja en su nuevo trabajo es ser útil a los demás y al lograrlo se siente profundamente realizada. “Mi amor se ha vuelto fluido y encaja en los espacios más inverosímiles. La amargura que arrastro conmigo ha desaparecido y con ella los últimos restos de arrogancia juvenil, en su lugar experimento una incipiente indulgencia con la edad...” (pág. 177) .

Si una cosa caracteriza a las personas que crecieron en la Alemania del Este es la convicción de que todas las profesiones son dignas, tanto las intelectuales como las manuales. Es algo que tienen interiorizado. Por eso para la autora pasar de la escritura a la pedicura no supone ningún tipo de humillación. Al contrario, su nueva profesión le permite establecer un contacto muy estrecho, casi íntimo, con personas ancianas o enfermas, que normalmente no reciben este tipo de acercamiento, mientras que lo necesitan tanto como las más jóvenes, y lo agradecen sinceramente. Oskamp nos habla de su día a día con gran satisfacción y ternura, haciendo hincapié en la escucha, como un gran regalo que les ofrece a sus pacientes junto al cuidado atento de sus doloridos pies.

Marzahn, mon amour es una novela delicada que, casi sin querer, nos ofrece una fotografía realista y sensible de una parte de la periferia de Berlín, desde los años ochenta hasta ahora, sin querer hacer una crítica intencionada y sin ofrecer una visión edulcorada.

Clima Ver más

Clima

Clima, de Jenny Offill, Libros del Asteroide

Lizzi Benson es madre, pareja, hermana y bibliotecaria. Pasa parte de su tiempo ayudando a una antigua profesora que gestiona un podcast sobre el cambio climático, contestando a los múltiples y dispares correos que recibe.

La novela es como una lluvia de preguntas y respuestas que se van intercalando a un continuum de reflexiones y recuerdos sobre la vida personal de la protagonista -acontecimientos familiares, relaciones sociales, pequeños terremotos sentimentales- mientras van apareciendo observaciones sociológicas fuertemente agudas y mordaces.

En un primer momento, una narración tan fragmentaria, aparentemente desordenada, nos desconcierta. Pero, al igual que en “Departamento de especulaciones”, los fragmentos que se suceden van atrapando nuestra atención y van construyendo un relato asombroso, profundo y emotivo, acerca de las múltiples contradicciones de la sociedad estadounidense del siglo XXI, una sociedad confundida, asustada, al borde del colapso.

El sentido del humor, la autocrítica y una pequeña dosis de esperanza, hacen de “Clima” una novela deliciosa. El compromiso de la autora con los temas medioambientales y su interés por las cuestiones emocionales, le añaden un punto de urgencia, convirtiéndola en una lectura breve pero importante.